Vídeo general de Lifesize Live!: Mi espera de 22 años

Craig Malloy, Director general de Lifesize
Fecha: martes 30 de enero de 2018

La videoconferencia se ha convertido en una aplicación generalizada imprescindible para todas las empresas. Escucha al fundador y director general de Lifesize, Craig Malloy, sobre su trayectoria de 22 años hasta este punto y lo que ha aprendido en el camino.

Transcripción del vídeo

Hola a todo el mundo y bienvenidos a Lifesize Live El programa web en vivo producido íntegramente a través de la plataforma de Lifesize. Soy Julian Fields, vuestro presentador, y hoy me acompaña el fundador y director general de Lifesize, Craig Malloy.

Muy bien. Pues tenemos 10 minutos, efectivamente, para hablar de 23 años de historia de las videoconferencias. Pongámonos en contexto. Estamos en 1994, se emite Friends en TV. Mientras tanto, te encuentras haciendo algo fantástico.

Sí, es curioso. Cuando Julian me pidió que hablara de los 23 años de historia de la comunicación en vídeo en solo 10 minutos, pensé que sería un reto interesante. Así que voy a dividir la historia en varios marcos temporales e innovaciones que ayudaron a que el sector evolucionara a lo que tenemos hoy día.

En 1994, mi primer trabajo en comunicación por vídeo fue de gestor de productos en una empresa aquí en Austin, llamada VTEL. Y, mirando hacia atrás, fue un momento realmente interesante porque la compañía era pequeña y el mercado de las comunicaciones por vídeo todavía estaba en la fase inicial de adopción. Había tres empresas públicas, PictureTel, CLI y VTEL, todas trabajando en esta fase prematura de la comunicación por vídeo.

Entonces, ¿estamos hablando del tipo de videoconferencia que veíamos en dibujos animados como Los Supersónicos?

Sí. Aunque en realidad fue mucho peor que eso. Los Supersónicos eran de hecho buenos. Estamos hablando de que el vídeo era la décima parte de la resolución de la transmisión de TV en ese momento. Era horrible, una velocidad de fotogramas realmente baja, y los sistemas costaban 50 000 dólares. Y, sorprendentemente, la gente los compraba. Puedes saber lo valiosa que resulta la tecnología para las personas viendo lo que son capaces de pagar por ella.

Así que fui gestor de productos en VTEL durante un par de años... Por cierto, una anécdota divertida: la interfaz de usuario de esos sistemas era literalmente una línea de comandos, es decir, la "C: \ _". Literalmente, tenías que escribir un código en ese momento para hacer una videoconferencia. Me di cuenta de que no iba a haber una gran aceptación en la adopción por parte de los usuarios de esa interfaz; sin embargo, podía ver el avance tecnológico que se iba a producir y quería formar parte de él. Entonces, un par de compañeros de trabajo y yo dejamos VTEL y comenzamos una compañía llamada ViaVideo.

La innovación que perseguíamos era un decodificador pequeño y de bajo coste con una interfaz gráfica de usuario. Entonces, se produjo una mejora en la calidad de los sistemas de 50 000 dólares, y estos nuevos sistemas fueron mucho más accesibles. Mucho más fáciles de instalar. Mucho más fáciles de usar. Y mucho menos costosos, a partir de alrededor de 6000 dólares. Todo lo que tenías que hacer era colocarlo encima de tu televisor (atrás cuando existía una especie de decodificador).

Así que, comenzamos esa compañía en 1996... Otra breve anécdota divertida sobre aquello: esta vez, para la interfaz gráfica de usuario, nos inspiramos en Nintendo 64. Le había dado a mi hijo una Nintendo 64 para Navidad ese año, y estábamos buscando un modelo para nuestra GUI para este sistema. Así es como diseñamos la UX. Fue el elemento que marcó el comienzo de la era del decodificador de bajo coste. La calidad no era mucho mejor; eran simplemente menos costosos y más fáciles de instalar y usar. Y eso marcó el comienzo de un gran crecimiento en el negocio.

Por otro lado, en ese momento, justo cuando estábamos lanzando ese producto, Polycom adquirió ViaVideo. Pusieron ese producto en el canal de distribución de Polycom para sus teléfonos con altavoz, y tuvo un gran éxito.

Dirigí el negocio de vídeo en Polycom durante algunos años y trajimos a miles de nuevos clientes de videoconferencias al mercado. Y, como ocurre siempre en los mercados de tecnología cuando se aprecia un crecimiento, aparecieron nuevos competidores.

Durante esa fase particular alrededor de 1999 y 2003, comenzaron a surgir los primeros indicios de videoconferencias de alta definición. Mi cofundador de ViaVideo y yo pensamos: "Oye, quizás podríamos diseñar un sistema de comunicación por vídeo en HD. Eso sería genial". Pensamos que la gente realmente podría usarlo si la calidad era lo suficientemente buena. De esta forma, dejamos Polycom e iniciamos Lifesize poco después en 2003.

La siguiente fase negativa en el sector de las videoconferencias fue la comunicación de vídeo de alta definición a través de Internet abierto. Anteriormente, estábamos usando las líneas ISDN, de las que la mayoría de la gente nunca habrá oído hablar. Están prácticamente extintas actualmente. Sin embargo, con la aparición de las redes IP de gran ancho de banda dentro de las empresas y la gran mejora de la red troncal de Internet, la tecnología finalmente estaba recuperando terreno en innovación.

En ese momento, la calidad era tan buena que en realidad éramos mejores que la televisión abierta que podías tener en tu casa, y lideramos el sector del contenido HD. De esta forma, la compañía creció muy, muy rápido y atrajo a un nuevo grupo de clientes. Y, posteriormente, esa empresa, Lifesize 1.0, fue adquirida por Logitech en 2009, lo que fue un buen resultado.

Dejé el sector de la videoconferencia durante unos años después de eso. No quería formar parte de una gran compañía. Yo era más un emprendedor. Pero, después, sucedió algo realmente interesante. Se produjo la siguiente transformación tecnológica: la prestación de servicios de comunicaciones en tiempo real en la nube.

Salesforce comenzó la idea de "sin hardware, todo se ejecuta en la nube", y funcionó de maravilla porque si había un pequeño retraso en su CRM, no pasaba nada. Pero, cuando la tecnología llegó a ser lo suficientemente buena como para manejar la voz y el vídeo en tiempo real, ya te podías imaginar lo que iba a suceder. La infraestructura local se iba a acabar. Era como si todavía estuvieras haciendo teléfonos móviles cuando salía el iPhone.

El envío a la nube de videoconferencias de alta definición en tiempo real suponía un problema muy complejo, pero también tenía el potencial de resolver muchísimos problemas para las empresas. Así que volví a trabajar como director general de Lifesize.

Fueron varios años complicados reinventando por completo el negocio. Reinventando la tecnología. Reinventando el lanzamiento al mercado. Reinventando realmente la compañía. Y, al final, volvimos a adquirir la compañía separándonos así de Logitech, volviendo a ser independientes de nuevo.

Y ahora observa dónde estamos hoy con un modelo de prestación de servicios en la nube con dispositivos conectados. Una empresa de Internet de las cosas con aplicaciones de escritorio y móviles que ofrece escalabilidad y facilidad de implementación sin esfuerzo para los clientes. Han pasado 23 años, pero la videoconferencia finalmente es la corriente principal.

Mirando atrás año tras año, siempre pensaba: "Será el próximo año". Pero no iba a suceder con la línea de comandos. No iba a suceder con ViaVideo o Lifesize 1.0. Sin embargo, irónicamente, resulta que ha sido el uso personal de las comunicaciones de vídeo lo que realmente lo impulsó como corriente principal. Cosas como, ya sabes, Skype y FaceTime.

La gente usa estas tecnologías tanto en sus vidas personales como cuando se encuentran en sus oficinas. Esperan poder utilizarlas. Y esperan que funcionen. Así que eso es más o menos lo que somos hoy: una experiencia de usuario basada en el consumidor, pero basada en la escala, la seguridad y la fiabilidad de clase empresarial de las comunicaciones de vídeo comerciales.

Sabes, veo la transformación que experimentan nuestros clientes cuando adoptan nuestra solución por completo, en cada persona y cada sala de conferencias. Proporciona una mejor participación de los empleados y más relaciones personales. Resulta realmente divertido de ver, y estamos muy entusiasmados con el futuro.

¿Necesita más ayuda?
Póngase en contacto con uno de nuestros representantes de ventas locales.