Reduciendo distancias en la asistencia sanitaria: estudio de caso del Texas Back Institute

El sistema de videoconferencia Lifesize® Cloud conecta clínicas, médicos y pacientes con un solo clic

A medida que la tecnología de videoconferencia va adquiriendo un papel de más confianza dentro del campo de la asistencia sanitaria, también va ampliando su terreno, al salir de los entornos de grandes hospitales para llegar a los despachos de médicos, clínicas rurales e incluso casas de pacientes, haciendo que, de este modo, sea posible que todas las personas reciban el cuidado que necesitan, en el momento y en el lugar en que lo necesiten. En términos más específicos, las videoconferencias abren una puerta a pacientes para poder hablar con médicos cara a cara sin tener que desplazarse a sus despachos.

No obstante, la sustitución de las consultas médicas físicas por el uso de la tecnología de vídeo no es un avance que llegue ausente de desafíos. Tanto médicos como pacientes deben poder contar con la garantía de que, incluso a través de esta tecnología, es posible establecer una conexión real entre ellos, y que la experiencia de abordar documentos y escáneres médicos importantes será tan efectiva como hacerlo a través de una consulta en persona.

Esto significa que hace falta hallar una conexión que funcione en cualquier parte y desde cualquier dispositivo, que ofrezca imágenes de gran calidad y una seguridad totalmente garantizada. Como descubrió el Texas Back Institute, dar con la solución perfecta para videoconferencias en la nube ha de hacer que cualquier prescripción médica sea más fácil rellenar.

“La facilidad de uso para el usuario final es la clave de todo. Por suerte, hemos dado con dicha solución gracias a Lifesize.”

Adiós a las herramientas de videoconferencia que entorpecen la colaboración entre las personas

El Texas Back Institute (TBI) es uno de los centros médicos independientes especializados en el tratamiento de la columna vertebral más grandes del mundo, con 200 empleados en más de una decena de clínicas en la zona de Greater Dallas y ​Fort Worth. Su equipo de cirugía se especializa en procedimientos avanzados del tratamiento de la columna y el uso de robótica, sistemas de obtención de imágenes intraoperatorias de tomografía competurizaday la navegación asistida por ordenador. Estas herramientas y técnicas de invasión mínima permiten precisar el origen del dolor de cuello o de espalda en pacientes, al tiempo que reducen notablemente los efectos que cualquier cirugía tiene en el cuerpo.

No obstante, antes de recomendar cualquier tipo de cirugía, los médicos del TBI revisan todos los historiales médicos del paciente, los resultados de imágenes médicas y las pruebas diagnósticas, lo cual, en ocasiones, reúne un comité de evaluación por homólogos de nueve médicos para debatir tratamientos y opciones. Disponer de un sistema de videoconferencia en la clínica principal además de en las clínicas periféricas hace que estas evaluaciones u otras consultas y reuniones sean más fáciles de atender para aquellos médicos más ocupados.

El primer sistema de videoconferencia en la clínica principal fue instalado por empresas externas contratadas, según explica el administrador de los sistemas de TI, Jared Bares. Las clínicas periféricas presentaron una configuración más fácil: un televisor en la sala de descanso con ordenador, micrófono y cámara. Pero para poder garantizar que los médicos acudirían a la hora y el lugar correctos para la reunión, uno de los ocho profesionales de TI del TBI tuvo que explicar a los empleados cómo conectar el cable en el puerto HDMI del televisor para, a continuación, conectarse remotamente con el ordenador para configurar la reunión y prepararlo todo.

El equipo de TI también tuvo que enfrontarse a problemas de conectividad fuera de la red, tales como asegurarse de que los sistema usados en otras clínicas funcionasen bien con la solución instalada internamente, así como verificar que empleados y pacientes fuera de la oficina dispusiesen de todo lo necesario para participar de manera remota en estas reuniones médicas.

“Continuamente teníamos médicos y otros empleados que querían conectarse desde fuera de la red del TBI, y la solución con la que contábamos en ese momento no era fácil de usar”, sigue explicando.

Una instalación simplificada que, “sencillamente, funciona”

A sugerencia de un proveedor de confianza, TBI cambió a la solución de videoconferencia Lifesize Cloud. Bares nos explica que el servicio funciona con su equipo ya existente, de tal manera que todo se hace más asequible y práctico. También es más fácil de administrar y mantener, debido a prestaciones tales como las actualizaciones de software automáticas y asistencia las 24 horas, 7 días a la semana.

En cuanto a la configuración, "lo único que hace falta es instalar el software, conectar el hardware y ya funciona", dice Bares.

Esta facilidad también vale para los empleados. La sencilla interfaz de usuario hace que sea fácil para cualquier persona con una cuenta poder iniciar llamadas bilaterales o convocar reuniones más numerosas, por lo que no se necesita mover todo el sistema de TI a despachos remotos a fin de conectar los sistemas de vídeo al servicio. En lugar de ello, solo es necesario enviar por correo electrónico una invitación para la reunión a los participantes, los cuales solo tendrán que hacer clic en el enlace para conectarse a ella.

Para los médicos, Lifesize Cloud se traduce en una mejora de la productividad al permitirles atender a más pacientes, especialmente a aquellos pacientes que no pueden desplazarse hasta sus despachos. En lugar de ello, pueden acordar una consulta a través de Lifesize para revisar escáneres y “tratar todos los aspectos habituales del caso igual que harían” si se tratase de una visita normal a su consulta.

Los empleados del TBI también le han comentado a Bares cómo les gusta poder poner nombres a las caras en las reuniones numerosas, una cosa muy práctica en una empresa grande con compañeros de trabajo con los que, quizás, no siempre se tiene la oportunidad de conocerse en persona. Por este motivo valoran la posibilidad de poder mantenerse en modo de silencio al unirse a dichas reuniones, lo que también elimina distracciones y ruido de fondo. Asimismo, les gusta poder realizar imágenes de vídeo de pantalla completa, además de tener la opción de compartir y cambiar el tamaño de documentos sobre la marcha.

Pero, al final, la funcionalidad más importante de Lifesize Cloud es lo rápido y fácil de usar que es para todos. “Facilidad de uso para el usuario final es la clave de todo. Por suerte, hemos dado con dicha solución gracias a Lifesize.”

Una solución sencilla que conecta médicos y pacientes en cualquier parte y desde cualquier dispositivo.

Lifesize conecta sistemas galardonados de videoconferencia, aplicaciones móviles y sistemas de sobremesa basados en el navegador a un servicio de vídeo en la nube extremadamente simplificado. El resultado es una simplicidad y un vídeo de alta definición sin parangón que hace que los usuarios que se reúnen a través de la pantalla se sientan como si se encontraran juntos en la misma sala.

Lifesize Cloud es compatible con Mac® y PC, los últimos dispositivos móviles iOS y Android™ y con el navegador Google Chrome™, lo cual hace que sea fácil unirse a reuniones desde casi cualquier dispositivo. “Lo bueno de Lifesize es que los usuarios pueden estar con sus teléfonos, tabletas u ordenadores (básicamente en cualquier lugar en donde dispongan de conexión de datos) y pueden unirse a una reunión al instante, incluso si no se encuentran físicamente en una de nuestras ubicaciones”, dice Bares.

Los participantes pueden añadir o eliminar asistentes, fusionar reuniones, registrar y compartir llamadas y hacer llamadas directamente desde sus navegadores. También pueden disfrutar de funciones como la integración de un calendario , conversaciones bilaterales o en grupo, o llamadas de solo audio.

Todas estas opciones se ven respaldadas por las sólidas prestaciones de seguridad que ofrece Lifesize Cloud, lo que incluye un traspaso de cortafuegos automático y un cifrado de 128 bits AES. “Cuando se trata de la seguridad en TI y la de un centro clínico, hablamos de información sobre pacientes, y eso es algo altamente delicado. Con su sistema, Lifesize nos lo pone fácil”.

¿Necesita más ayuda?
Póngase en contacto con uno de nuestros representantes de ventas locales.