Tabla de contenidos

Descripción

Con sede en una de las ciudades más grandes de Europa, este departamento de justicia europeo en particular sirve a su país y a su población al encarcelar a hombres y mujeres que son una amenaza para sus ciudadanos. El departamento, que emplea a varios miles de personas, se especializa en la administración judicial, civil, penal y juvenil, así como en la administración penitenciaria.

Desafío

Las personas encarceladas están separadas de la sociedad por la seguridad de los demás. Sin embargo, cuando llega el momento de enfrentar sus hechos en un juicio formal en la sala del tribunal, los sacan de su celda y los transportan a la corte. Este proceso no solo es costoso, ya que los gastos de transporte y combustible se suman, sino que también presenta un riesgo innecesario al sacar a la luz a personas peligrosas, más allá de los muros de la prisión, donde las medidas de seguridad se reducen naturalmente.

El departamento de justicia decidió implementar una nueva forma de tecnología durante los juicios para reducir costos y garantizar la seguridad de los ciudadanos: videoconferencia. Al utilizar el video, las personas pueden permanecer en máxima seguridad durante su prueba y al mismo tiempo pueden participar activamente. Desafortunadamente, cuando este sistema se implementó por primera vez, la calidad de la imagen no era la ideal. Los problemas comenzaron a acumularse y el departamento estaba desesperado por una tecnología nueva y actualizada a un precio razonable.

Solución

El departamento de justicia del país recurrió a Lifesize. Al trabajar en estrecha colaboración con su representante de Lifesize y el revendedor local, el departamento de justicia encontró la solución que estaba buscando: una calidad de video de alta definición y nítida que reproducía perfectamente las interacciones en persona. Poco después de que se les presentara la tecnología de Lifesize, el departamento compró sistemas de video de Lifesize para colocarlos en tribunales, prisiones y otras oficinas. La instalación fue muy sencilla, a pesar de la gran cantidad de sistemas que se implementaron. La interfaz de usuario era lo suficientemente intuitiva como para entenderla fácilmente en el primer intento y, como resultado, muy pocos abogados, jueces o guardias penitenciarios tuvieron problemas técnicos.

“Lifesize me impresionó de principio a fin. Todo sobre su tecnología es increíble y creemos que ha mejorado nuestro proceso judicial”.

Representante, departamento de justicia europeo

Resultado

Debido a que el sistema judicial ya estaba familiarizado con las videoconferencias a través de sus sistemas de definición estándar, la adopción fue perfecta a medida que realizaban la transición a Lifesize. La única diferencia fue la gran mejora en la calidad de video y audio. “Las imágenes eran más claras y nítidas de lo que jamás hubiera imaginado”, dijo un representante del departamento. “Me sentí cómodo usando esta tecnología durante las pruebas porque realmente simuló una interacción en persona”. El sistema judicial no solo ha ahorrado en costos de transporte, sino que también ha podido mejorar las medidas de seguridad al mantener a las personas encarceladas durante su juicio, minimizando el riesgo de daño a los guardias de la prisión y reduciendo la posibilidad de problemas de seguridad imprevistos. Otro aspecto importante de la tecnología es el hecho de que puede proporcionar una experiencia real para el preso, como si estuvieran en la misma sala que el juez y el jurado. De esa manera, siguen siendo plenamente conscientes de los procesos que se están llevando a cabo y pueden brindar testimonio fácilmente y observar al jurado. Nada se le quita a la persona para que reciba un juicio justo, al que se debe en virtud de la ley.

“[Invertir en Lifesize] nos ha ayudado a brindar un mejor servicio a nuestros ciudadanos, tanto a los que están encarcelados como a otros ciudadanos cuya seguridad es de suma importancia”.

Representante, departamento de justicia europeo